FECHAR
03 de setembro de 2010
Voltar

Central hidroeléctrica Serra do Facão entra en operación

El 13 de julio entró en operación la central hidroeléctrica Serra do Facão, en el río São Marcos, entre los municipios de Catalão y Davinópolis, en el límite de los estados de Goiás y Minas Gerais. Equipada con dos turbinas generadoras Francis, con capacidad de 108 MW cada una, la central tiene una potencia total instalada de 210 MW, suficiente para abastecer una ciudad de 1,2 millón de habitantes. El complejo requirió inversiones de unos 1063 millones de reales y está bajo la responsabilidad de la Sociedad de Propósito Específico (SPE) Serra do Facão Energia S.A. (Sefac), constituida por Furnas Centrais Elétricas S.A. (49,47%), Alcoa Alumínio S.A.(34,97%), DME Energética (10,09%) y Camargo Corrêa Energia (5,47%). La SPE se formó con la finalidad de construir y operar la central hidroeléctrica. El Consorcio de Empresas Proveedoras de Serra do Facão (COFAC, sigla en portugués) fue el responsable de la ejecución del complejo. La empresa Construções e Comércio Camargo Corrêa S.A., líder del consorcio, realizó las obras civiles; Voith Siemens suministró las máquinas y los equipos y, además, llevó a cabo el montaje electromecánico, y CNEC elaboró el proyecto ejecutivo.

Fueron tres años de obras que llegaron a generar 4800 puestos de trabajo, de los cuales 1600 directos y 3200 indirectos. La energía que genera la central se incorpora al Sistema Interconectado Nacional de Transmisión de Energía (SIN) para ser distribuida en todo el territorio brasileño y, si fuera necesario, usada por las empresas del consorcio.

La presa de Serra do Facão es de hormigón compactado con rodillo (HCR) y estribos de enrocado con núcleo de arcilla. La superficie del espejo de agua del embalse es de 227 km2 y la superficie máxima inundable llega a los 256 km2 que abarca, parcialmente, áreas de cinco municipios del estado de Goiás (Catalão, el 72,8%; Campo Alegre de Goiás, el 22,4%; Cristalina, el 0,6%; Davinópolis, el 0,4%, e Ipameri, el 0,1%) y de uno de Minas Gerais (Paracatu, el 3,7%). De la superficie total del embalse, 155 km2 corresponden al lecho natural del río.

El vertedero tiene dos compuertas de 33,90 metros de ancho. La toma de agua cuenta con dos estructuras de captación que llevan el agua embalsada a las dos máquinas de generación a través de dos conductos forzados de 78 m de largo y 6 m de diámetro. La topografía del terreno accidentada aumenta el caudal de agua.

Para la ejecución, Camargo Corrêa Energia montó en la obra su mayor planta industrial de América Latina, con capacidad para producir 450 toneladas/hora de áridos para hormigón. La planta de hormigón, exclusiva para el proyecto, produjo, en promedio, 200 m3/h de hormigón compactado con rodillo y 65 m3/h de hormigón convencional.

Desvío del río representó el marco definitivo

El desvío del río se realizó en febrero de 2009 y, nueve meses más tarde, el 19 de noviembre, estaba formado el embalse.  Alrededor de las 10 horas, se cerraron las dos compuertas del canal de desvío del río São Marcos y, a partir de ese momento, se inició el proceso de formación del embalse.

Se ejecutaron las obras para el desvío de las aguas en dos etapas básicas. La primera se inició con la ampliación del lecho del río en la margen derecha. Luego, se realizó una ataguía, para la etapa de construcción. En la segunda etapa se construyó un canal excavado en el estribo izquierdo cuya capacidad de descarga durante la construcción correspondió a las crecidas de cincuenta años de período de recurrencia con la ataguía aguas arriba, con cresta en la cota 694,00 m, y la ataguía aguas abajo con cresta en la cota 679,00m.

El esquema hidráulico comprende la estructura de la toma de agua con dos entradas independientes, dos conductos o tuberías forzadas blindadas, casa de máquinas, externa y protegida, con dos unidades de generación y área de montaje, y canal de descarga excavado en la roca, de pequeña longitud, con capacidad de restituir los caudales turbinados al río.

La subestación de 138 kV, que se conecta a la central hidroeléctrica Serra do Facão, se ubica en el estribo izquierdo y se interconectará a la subestación de Catalão de 138 kV, a través de una línea aérea de transmisión en doble terna usando un cable conductor del tipo Grosbeak (de aluminio con alma de acero) y estructura metálica.

Los trabajos de construcción de la línea de transmisión, de 32,5 kilómetros de longitud, que transportan la energía que genera la central hidroeléctrica a la subestación de la compañía Celg (Centrales Eléctricas de Goiás), en el municipio de Catalão, finalizaron en febrero de 2010. La faja de servidumbre, que es el área necesaria para la instalación, operación y mantenimiento de la línea de transmisión en condiciones de seguridad, tiene 26 metros de ancho y pasa por 72 propiedades. Todos los propietarios de los inmuebles afectados recibieron la indemnización correspondiente por la restricción de uso del área ocupada por la faja de servidumbre.

Impactos socioambientales

Para construir la línea de transmisión, Sefac recibió la licencia de instalación en diciembre de 2008. En junio de 2009 se inició la construcción y la Agencia Goiana de Medio Ambiente y Recursos Hídricos, órgano medioambiental del Estado de Goiás, fiscalizó todo el trabajo de desbroce de la vegetación. En total, setenta y cinco profesionales del sector medioambiental monitorizaron los impactos que generaba la construcción. Biólogos y auxiliares controlan el llenado del embalse y rescatan, cuando es necesario, los animales que se encuentran aislados o incapacitados para moverse.

Diversos equipos se encargaron de monitorizar el río, aguas arriba y aguas abajo de la presa, para rescatar peces nativos, como el manguruyú, pintado, surubí y dorado, para liberarlos en el embalse.

Paralelamente a los trabajos en las obras, se tomaron otras medidas, como la adquisición de propiedades, el traslado de 400 familias locales y la construcción de la infraestructura en la zona del embalse de la central ﷓la construcción y montaje de puentes y el trazado de nuevos caminos﷓, además de realizar todas las actividades programadas inherentes a los diversos proyectos medioambientales.

El proyecto Serra do Facão fue presentado y ampliamente debatido en las audiencias públicas que se celebraron en todas las comunidades de los municipios de la zona de influencia de la central. Las audiencias resultaron en un conjunto de mejoras y compromisos que se incorporaron al Estudio de Impacto Medioambiental (EIM), lo que posibilitó que se obtuviera la Licencia Previa en abril de 2002, documento que certifica la viabilidad medioambiental del proyecto.

En setiembre de 2006, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama) renovó la Licencia de Instalación, lo que hizo posible la construcción de la Central Hidroeléctrica Serra do Facão. En noviembre de 2009, el órgano otorgó la Licencia de Operación y la central se puso en funcionamiento y, consecuentemente, empezó a generar energía. En 12 de julio de 2002, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) negoció la concesión para la explotación de la central en la Bolsa de Valores de Río de Janeiro.

Participación estratégica

La participación de Alcoa en la empresa Serra do Facão Energia S.A. (Sefac) es estratégica, ya que la empresa tiene la opción preferente de uso de la energía que genera la central para su proceso productivo. La energía es fundamental para la producción de aluminio, pues permite transformar alúmina en metal. Gracias a la central Serra do Facão, Alcoa logra autosuficiencia energética para sus operaciones.

«La fuente de energía más competitiva para Alcoa todavía es la hidroeléctrica –limpia y de fuente renovable– y creemos que es posible construir centrales con responsabilidad socioambiental y que contribuyan al desarrollo de la regiones donde se las construyan», dice Franklin L. Feder, presidente de Alcoa América Latina y Caribe. Además de Serra do Facão, la empresa participa en otros consocios, como los formados para las centrales hidroeléctricas Barra Grande y Machadinho, en el sur de Brasil; y el de Estreito, en construcción, en el límite de los estados de Tocantins y Maranhão. Serra do Facão está emplazada aguas arriba de otra presa, la de la central hidroeléctrica Emborcação, ubicada sobre el río Paranaíba, en Araguari, con 1192 MW de potencia instalada, que comenzó a operar en 1982.

Datos de la central hidroeléctrica Serra do Facão

Ubicación: río São Marcos, subcuenca del río Paranaíba, cuenca del río Paraná

Distancia de la desembocadura del río Paranaíba: 55 kilómetros

Municipios de la margen derecha: Catalão, Campo Alegre de Goiás, Ipameri y Cristalina, todos en el estado de Goiás

Municipios de la margen izquierda: Davinópolis y Catalão, ambos en Goiás; y Paracatu, en el estado de Minas Gerais

Inicio de las obras: 15 de febrero de 2007

Embalse

Extensión: 60 kilómetros en línea recta

Perímetro: 1357 kilómetros

Volumen del embalse: 5 277 000 000 m3

Profundidad media: 24 metros

Tiempo de llenado: 1 año

N.A. aguas arriba: 756 metros

N.A. aguas abajo: 675,81 metros

Superficie del espejo de agua: 218,84 kilómetros cuadrados

Vida útil: 100 años

Presa

Material/ Tipo de estructura: Hormigón compactado con rodillo (HCR) y enrocado con núcleo de arcilla

Largo total de la cresta: 600 metros

Altura máxima: 87 metros

Sistema de evacuación de excedentes hídricos

Tipo: Vertedero de superficie

Caudal del proyecto: 2684 m3 por segundo

Número de vanos: 2

Compuertas: tipo segmento

Ancho de las compuertas: 11,20 metros

Altura de las compuertas: 15 metros

Sistema de aducción

Toma de agua: tipo gravedad por tubos forzados

Compuertas: tipo vagón

Ancho de las compuertas: 5,5 metros

Altura de las compuertas: 6,5 metros

Energía

Potencia de la central: 210 MW

Potencia firme (garantizada): 182,4 MW medios

Salto neto máximo: 81,93 m

Produção editorial: Revista M&T – Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral