FECHAR
03 de setembro de 2010
Voltar

En Rio, la ingeniería sube la cuesta para reconstruir ciudadanía

Las obras de reurbanización de las favelas de Rio de Janeiro son escaparates del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) del gobierno nacional

El conjunto de obras del barrio Complexo do Alemão forma parte de un programa más amplio, denominado «PAC favelas», el principal programa de intervención urbana en marcha en Brasil, que demanda una inversión total por 1140 millones de reales, de los cuales el 75% proviene de fondos de la nación, el 20,5% del gobierno del estado de Rio de Janeiro y el 4,4% de la municipalidad. Desde el punto de vista político, es el más importante escaparate del Programa de Aceleración del Crecimiento del gobierno nacional, cuya meta es la urbanización, el saneamiento y la adjudicación de viviendas dignas a los residentes de zonas históricamente abandonadas por el poder público, donde campean la pobreza y la delincuencia. A fines de comparación, se puede mencionar que solo en Rio de Janeiro el importe total del programa es casi el doble de lo que el gobierno del estado ha invertido en la rehabilitación de la bahía de Guanabara (632 millones de reales) a lo largo de 13 años.

El conjunto de obras se construirá en cinco de las favelas más grandes y famosas de la ciudad: Complexo do Alemão, Manguinhos, Borel, Rocinha y Pavão/Pavãozinho. Otras tres comunidades desfavorecidas —Vila Rica de Irajá (Acari), Parque João Paulo II y Parque JK (Andari) —, más pequeñas pero aledañas a barrios valorizados de clase media, también fueron seleccionadas para recibir obras de infraestructura.

En la segunda etapa, se construirán obras de infraestructura en otras ocho comunidades pobres— Complexo da Penha, Jacarezinho, Kelson, y morros da Mangueira, Borel, Coroa, Andaraí y Chapéu Mangueira—, en proyectos que ascienden a aproximadamente 1200 millones de reales. Este conjunto de obras recibe el nombre informal de «PAC Favelas 2».

Complexo do Alemão, un proyecto ejemplar

De todos los proyectos en marcha, el de mayor relevancia, tanto por su alcance social como por el volumen de fondos, es el Proyecto de Urbanización Integrada del Complexo do Alemão, que tiene un presupuesto de 601,7 millones de reales y cuya finalización está programada para la segunda mitad del 2010. Las obras están a cargo del consorcio Rio Melhor, formado por las empresas de construcción Norberto Odebrecht, OAS y Delta.

El proyecto, diseñado por el arquitecto Hamilton Caze, tiene como objetivo la construcción, regularización y reforma de 8600 unidades de vivienda, instalación de la red de saneamiento básico y drenaje pluvial, la contención de taludes para evitar aludes de tierra, la construcción o ensanchamiento del sistema vial, la construcción de escuelas, dispensarios y complejos deportivos y de recreación, y la implementación del sistema de recolección de residuos sólidos.

En el sitio conocido como Sierra de la Misericordia, se construirá un parque público con cuatro canchas polideportivas, una cancha de fútbol de césped artificial y dos pistas de patineta o skate. Se plantarán más de un millón de plantines de la vegetación autóctona y se construirá un lago artificial de 77 000 metros cuadrados. Se harán obras de recuperación medioambiental en un parque de 300 hectáreas. Se construirán dos edificios para la administración del parque y un centro de reciclaje.

Estas intervenciones deben mejorar la calidad de vida de los aproximadamente 300 000 habitantes del barrio, según los datos de la última encuesta de hogares del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). Para tener una idea de la dimensión, se puede comparar esta población con los 160 000 habitantes de Rocinha, que durante mucho tiempo se consideró el mayor asentamiento precario de América Latina. Un tercio de los habitantes tienen ingresos inferiores a un salario mínimo.

La guinda del pastel es la construcción de un sistema teleférico de 2,9 kilómetros de longitud, seis estaciones y capacidad para transportar 30 000 personas por día, que acercará la favela a la ciudad. Diseñado por el arquitecto Jorge Mario Jáuregui, el sistema se inspira en el que fue construido en Medellín (Colombia), para interconectar las comunidades desfavorecidas de Santo Domingo con el centro de la ciudad, y debe absorber alrededor del 25% del presupuesto. El sistema contará con una terminal conectada con la estación de ferrocarril de Bonsucesso, explotada por el concesionario SuperVia.

Franja de Gaza carioca

Formado por un conjunto de 16 favelas, el barrio está considerado uno de los mayores focos de violencia de la ciudad. Los registros policiales muestran que la región concentra alrededor del 40% de los delitos cometidos en la capital carioca. En función de este índice, se lo llama la Franja de Gaza Carioca, en referencia al territorio donde hay frecuentes enfrentamientos entre israelíes y palestinos en el Oriente Próximo.

Las favelas que lo componen son: Morro do Alemão, da Baiana, Alvorada, Matinha, Morro dos Mineiros, Nova Brasília, Pedra do Sapo, Palmeiras, Fazendinha, Grota, Chatuba, Caracol, Favelinha, Vila Cruzeiro, Caixa d'Água y Morro do Adeus.

Desde el inicio de los trabajos en el barrio, hace casi dos años, se han desapropiado más de 2900 viviendas y se han entregado 728 apartamentos y una Unidad de Atención Médica (su sigla en portugués es UPA) durante las 24 horas del día. De las unidades de vivienda entregadas, 384 apartamentos forman parte del PAC Favelas. Las otras 291 unidades fueron edificadas en el marco del programa Mi Casa Mi Vida.

Manguinhos, una comunidad cortada por la mitad

El segundo proyecto en volumen de recursos, es el Programa de Urbanización del Complejo Residencial de Manguinhos. Está programada la construcción de 1800 viviendas nuevas, y la regularización y reforma de otras 1125, y el tendido de la red de abastecimiento de agua, alcantarillado y drenaje. El proyecto también incluye la construcción de cinco guarderías, dos escuelas secundarias, una escuela técnica, una biblioteca de consulta con zona de estudio, un complejo deportivo, un centro médico y zonas recreativas que, contarán con bicisendas, un anfiteatro y centros de comercio popular. Los planes de los centros deportivos incluyen una cancha de fútbol, una cancha polideportiva, una piscina, dos pistas de patineta o skate, dos vestuarios y seis plazas.

El proyecto, ejecutado por el Consorcio Manguinhos, formado por las empresas Andrade Gutierrez, EIT y Comter Construções, tiene por objeto mejorar la calidad de vida de 46 000 residentes del complejo de favelas, y se ha presupuestado en 328,4 millones de reales. Se financiará con fondos de la nación y contrapartidas financieras del estado y el municipio. El Complexo de Manguinhos está compuesto por las comunidades de CHP2, Vila Turismo, Parque João Goulart, Vila União, Mandela de Pedra, Nelson Mandela y Samora Machel.

Se construirán dos unidades de atención médica: una Unidad de Atención Médica (UPA) 24 horas y un Centro de Asistencia Psiquiátrica (su sigla en portugués es CAPS) para cuidados intensivos y semiintensivos de pacientes con trastornos mentales.

El programa de las obras de Manguinhos también prevé la elevación de dos kilómetros de vías de ferrocarril que, según el arquitecto Mario Jáuregui, responsable del desarrollo del proyecto, parte a la comunidad por el medio. Esta es la obra más cara del programa, y está prevista la construcción de una estación intermodal de tres plantas: una para el andén, una de acceso a las boleterías y baños y otra con locales comerciales.

Cerca de la zona de la estación se construirá el Parque Metropolitano, con bicisenda, anfiteatro, comercio popular y puestos de venta de comida. También se ha prometido el mejoramiento de las alcantarillas de drenaje pluvial. Asimismo, se ha previsto la pavimentación de 240 000 metros cuadrados de calzadas y la restauración de las riberas de los ríos Jacaré y Faria Timbó.

Uno de los principios en que se basa el emprendimiento es el compromiso de emplear, para trabajar en las obras, mano de obra de la comunidad local. También se ha planeado la instalación de un centro de generación de puestos de trabajo e ingresos y sucursales de la banca de microcrédito, además de la construcción de un centro de referencia para los jóvenes con salas de informática y cursos preuniversitarios.

Dentro del marco de la ley, los residentes de Manguinhos tendrán derecho al título de propiedad de su vivienda. Para facilitar este proceso, se prestará asistencia jurídica en las comunidades para la regularización de la documentación necesaria.

Rocinha tiene una pasarela diseñada por Niemeyer

En marzo, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva asistió a la ceremonia de inauguración de las primeras obras del PAC en Rocinha, un foco de pobreza entre los barrios de clase media alta de Gávea y Sao Conrado, en la zona más elegante de Rio de Janeiro. Se entregaron obras que consumieron una inversión de 231,2 millones de reales: un centro deportivo y un Complejo de Asistencia a la Salud (CAS), que cuenta con una Unidad de Asistencia Médica (UPA) 24 horas, un centro de salud de la familia y un centro de atención psicosocial. Los proyectos benefician a unos 100 000 habitantes.

Otros 180,2 millones de reales financiarán el Programa de Urbanización de la Favela de Rocinha, en el marco del cual se están construyendo 424 nuevas unidades de vivienda y reformando otras 5000, y se está implementando el sistema de saneamiento básico: redes de agua, alcantarillado y drenaje. Las viviendas nuevas se adjudicarán a las familias desalojadas por las obras de urbanización o porque viven en áreas riesgosas, tales como pendientes. Las acciones de regularización de la propiedad beneficiarán a 30 000 familias.

Las obras están a cargo del consorcio Novos Tempos, integrado por las empresas Queiroz Galvão, Carenge y Carioca Engenharia y beneficiarán a aproximadamente 30 000 familias. Para mejorar la movilidad en el interior del barrio, se construirán algunas calles y se ensancharán otras. El punto culminante será la vía de circunvalación de 3400 metros alrededor de la comunidad.

El proyecto también incluye la construcción de una guardería modelo y un centro prehospitalario con capacidad para satisfacer las necesidades de toda la comunidad y aliviar la guardia del hospital Miguel Couto, uno de los principales de Rio de Janeiro. Se construirá un complejo deportivo con piscina olímpica y playón deportivo cerrado. El centro de integración tendrá un restaurante y una planta de reciclaje. Se reforestarán unas 70 hectáreas de áreas degradadas.

Los toques de fantasía del proyecto son el ascensor inclinado, que conectará el pie de la colina a la Vía Sur, uno de los nuevos accesos, y la pasarela peatonal, que une uno de los principales accesos al cerro a una de las más concurridas vías de acceso al elegante barrio de Sao Conrado.

Adornada con un sugestivo arco diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer, inspirado en las curvas femeninas, la pasarela, que demandó una inversión de alrededor de 15 millones de reales, tiene 60 metros de largo y cuenta con tres rampas curvas. El proyecto fue donado por Niemeyer.

El centro de integración tendrá un restaurante y una planta de reciclaje. Se reforestarán unas 70 hectáreas de áreas degradadas.

De la inversión total requerida por el programa de obras, 141 millones de reales correrán por cuenta de la nación y el resto será aportado en contrapartida por el estado.

Pavão/Pavãozinho y Cantagalo: la ingeniería vence a la violencia

Aproximadamente 4200 familias se beneficiarán del paquete de obras de saneamiento y urbanización del complejo de favelas Pavão/Pavãozinho y Cantagalo, ubicado en el límite de los barrios de Copacabana e Ipanema, en el corazón de la zona sur de Rio de Janeiro. Con un presupuesto de 35,2 millones de reales, de los cuales 26,4 millones aportados por el gobierno federal, el proyecto prevé la implementación y ampliación de los sistemas de agua corriente, desagües cloacales y alcantarillado, y la recuperación medioambiental de áreas degradadas, la reforma y construcción de calzadas internas, 206 viviendas, una guardería comunitaria y un ascensor para conectar la calle Teixeira de Melo a la cumbre de Cantagalo, como una forma alternativa de acceso a la estación de metro.

Entre las obras previstas se encuentran también la reforma y creación de zonas de recreación, la urbanización de la calle Saint Roman y el mejoramiento del acceso de la calle Sá Ferreira. También se construirán dos kilómetros de calzadas internas.

Para los residentes, la mejora de la calidad de vida local y la manifestación del poder público serán la mejor arma en la lucha contra el narcotráfico en la zona.

Las obras del complejo de favelas de Copacabana e Ipanema han sufrido al menos cinco interrupciones. Pero no fue por falta de fondos. El motivo fue la violencia. Los tiroteos de bandas rivales de narcotraficantes entre sí y con la policía obligaron a los trabajadores a abandonar las obras y refugiarse en lugares seguros. Sin embargo, las obras están cumpliendo con los plazos.

RECUADRO

PAC 2: obras presupuestadas en 1200 millones de reales beneficiarán a otras ocho comunidades

A continuación, se construirán obras de infraestructura y urbanización en las siguientes comunidades de Rio de Janeiro: Complexo da Penha, Jacarezinho, Kelson, Mangueira, Borel, Coroa, Andaraí y Chapéu Mangueira. Las obras seguirán el modelo de las que están en ejecución en el marco del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) del gobierno nacional. Entre las obras, cuyo presupuesto asciende a unos 1200 millones de reales, está prevista la instalación de otros dos teleféricos, uno en el Complexo da Penha y otro en Mangueira.

De acuerdo con la Secretaría de Estado de Obras Públicas, los primeros proyectos de esta segunda etapa ya están listos y se presentaron al presidente Luiz Inácio Lula da Silva. En este grupo de favelas también se construirán obras de saneamiento básico, tales como el tratamiento de los residuos y redes de agua corriente, desagües cloacales y alcantarillado. En Borel, por ejemplo, se dará prioridad al drenaje del río Maracaná, que desde hace años causa trastornos a los vecinos. A su vez, en Mangueira está previsto el tendido de la red de desagües cloacales y la construcción de nuevos accesos a la comunidad, en la calle Visconde de Niterói. El teleférico de Mangueira tendrá tres estaciones, y el del Complexo da Penha, cinco. Allí, el sistema de cabinas suspensas pasará por el parque Ari Barroso y se integrará al teleférico del Complexo do Alemão, a través del Parque de la Sierra de la Misericordia.

En la segunda etapa del programa se continuará registrando a los residentes de las comunidades interesados en trabajar en la construcción de las obras. La capacitación de la mano de obra, en el marco del Programa Obrador Escuela, también se mantendrá, ya que la capacitación y la generación de puestos de trabajo es un componente primordial del PAC.

Produção editorial: Revista M&T – Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral