Notícias Internacionais
02 de outubro de 2017

El cuello de botella del sistema nacional de energía

Belo Monte puede tener que reducir el ritmo de producción de energía, por el retraso de las obras de las líneas de transmisión, insuficientes para conectar la planta de energía al Sistema Interconectado Nacional


La usina de Belo Monte, en el estado de Pará, tercera mayor hidroeléctrica del mundo en potencia instalada, quedando atrás sólo de la china Três Gargantas (20.300 MW) y de la brasileña/paraguaya Itaipu (14.000 MW), está produciendo más energía de la que puede entregar al Sistema Interconectado Nacional (SIN).  Lo que debería ser motivo de orgullo para los brasileños, revela, en realidad, uno de los grandes cuellos de botella de nuestro sistema energético: la falta de un sistema de transmisión de energía eficiente, capaz de hacer frente a las necesidades de consumo y de desarrollo del País.

El mes de septiembre fue el marco de esta crisis anunciada. Hasta este mes, la planta venía operando con seis turbinas de la casa de  fuerza principal, además de seis máquinas más pequeñas de la casa de fuerza complementaria, lo que le aseguraba alcanzar la potencia de 3.899 megavatios (MW) - el límite en el que la red actual de transmisión es capaz de soportar. Ocurre, sin embargo, que entre septiembre y diciembre más  dos máquinas de 611 MW cada entrarán en operación, generando energía suficiente para atender a más de 2,1 millones de personas. Sólo que no hay líneas de transmisión para evacuar esta producción adicional. Así, Belo Monte tendrá que operar por debajo de su capacidad, dejando a las nuevas turbinas apagadas.

Esta restricción técnica es conocida, tanto de la empresa Norte Energia, dueña de Belo Monte, como del Ministerio de Minas y Energia (MME) y del Operador Nacional del Sistema Elétrico (ONS). Y la culpa es atribuida al retraso crónico en la ejecución de las obras de ampliación de las líneas de transmisión. Gran parte de estas obras estarían bajo la responsabilidad de la empresa española Abengoa, detentora de nada menos que nueve contratos de concesión de líneas, un total de 6 mil km, con inversiones estimadas en R$ 7 mil millones.

En  proceso de recuperación judicial en España desde noviembre de 2015 y, en Brasil, desde enero de 2016, Abengoa venía retrasando las obras sistemáticamente, lo que llevó a la Agencia Nacional de Energía Elétrica (Aneel) recomendar al Ministerio de Minas y Energia, la cancelación de los contratos.

Uno de los principales proyectos de Abengoa era la línea pre-Belo Monte, que iba a distribuir energía de la central para toda la Región Nordeste, a través de Bahia, con más de 1 mil kilómetros de extensión. La empresa sólo concluyó el 35% de este proyecto.

Con la caducidad del contrato, Abengoa – que tuvo sus garantías, en el valor de R$ 350 millones, liquidadas, se quedó impedida de participar en subastas de concesiones en el sector por hasta dos años – cupo, entonces, a la china State Grid Brazil Holding S/A el reto de finalizar las obras en un plazo de 50 meses. La empresa fue la ganadora de la subasta de transmisión de energía realizado el 15 de julio, en BM&F Bovespa, por ANEEL. Se prevén 2.550 kilómetros de líneas de transmisión y 7.800 megavatios (MW) de capacidad instalada en los estados de Pará, Tocantins, Goiás, Minas Gerais y Rio de Janeiro.

La empresa china ya integra el consorcio de Interconexão Elétrica de Belo Monte (IE Belo Monte), en colaboración con las brasileñas Eletronorte y Furnas, controladas por Eletrobras. El consorcio, con una inversión de R$ 5 mil millones, es responsable de la construcción y operación de una línea de transmisión de 2.092 kilómetros y dos estaciones conversoras para evacuar la energía de Pará, al Sureste del país.

 

Como ha ganado la subasta de 15 de julio, State Grid pasa, entonces, a ser también responsable de la transmisión del segundo tramo del sistema de transmisión para la evacuación de la energía generada por la central Hidroeléctrica de Belo Monte. El tramo llevará esa energía hasta la estación Terminal Rio, que será construida en la ciudad de Paracambi, en el estado de Rio de Janeiro. Entre los beneficios del proyecto está el aumento de la energía en la Región Metropolitana de Río, y la mejora de la confiabilidad en el sistema para las Regiones Norte y Sureste.

 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Desenvolvido e atualizado por Diagrama Marketing Editoral - Apoio editorial: Revista Grandes Construções. Reprodução apenas com permissão dos editores e com o devido crédito.

Segurança e Privacidade